Helguera, el disparador de las oficinas de Yerba Buena, iba preparado para realizar varios tiros

Policiales 14 de octubre de 2021 Por Mariela Alderete
Gerónimo Helguera al momento de su detención llevaba puestos protectores auditivos
Gerónimo Helguera al momento de su detención llevaba puestos protectores auditivos

Gerónimo Helguera, llevaba protectores auditivos, una mochila cargada con varios proyectiles y un cuchillo tipo cazador.


Los investigadores sospechan que el joven de 29 años tenía pensado realizar varios disparos en el centro comercial donde funcionan además oficinas.

Centro Comercial de Av. Aconquija al 1000

Cerca de las 10 de la mañana del pasado miércoles Gerónimo Helguera se acercó a una de las oficinas que funcionan en el primer piso del centro comercial de yerba Buena en Av Aconquija al 1.000, preguntando por un tal Ledesma. De acuerdo a lo publicado por el portal de noticias La Gaceta, Helguera, con el paso apurado, subió al primer piso. Se topó en el camino con Mariela Márquez (34) -foto-, y con voz ronca, le preguntó: “¿Dónde está Ledesma?”. La joven le dijo que no lo conocía y llamó al guardia Luis Fabián Gómez para que lo atendiera. El portero se aproximó y, mientras lo atendía, el joven sacó una pistola Colt calibre 22 y le apuntó a un joven cuya identidad no trascendió. El agente de seguridad quiso tomarle el brazo en el que tenía la pistola en el momento en el que disparó. El proyectil impactó de lleno en la cabeza de la trabajadora que se encontraba a varios metros del lugar donde se produjo la pelea. Un mozo que trabaja en el bar de la zona, al percatarse lo que estaba sucediendo, fue en ayuda de Gómez. Entre ambos lograron reducir a Helguera. Lo pusieron boca abajo y le tomaron las manos sobre las espaldas. Una vez que se encontraba indefenso, varias personas creyendo que se trataba de un ladrón comenzaron a golpearlo. 


Al llegar la policía pudo comprobar que el joven llevaba además de una pistola calibre 22, una mochila cargada con 29 proyectiles calibre 22, un cuchillo tipo cazador de unos 25 centímetros de largo, guantes de cirujano y de trabajo y barbijos. 


Los investigadores creen que Helguera, por razones que se desconocen, se dirigió al lugar con el objetivo de realizar varios disparos ya que al momento de su detención se percataron que en los oídos, tenía puestos protectores auditivos. Finalmente el joven no pudo cumplir con su plan porque fue reducido por el portero del lugar y el mozo.

Ataque en Yerba Buena

Te puede interesar