Desde la SAT recomiendan el uso correcto de la red cloacal para evitar desbordes

General 26 de octubre de 2021 Por Espacio Publicitario
SAT
Foto: Sociedad Aguas del Tucumán.

Si usamos como corresponde el sistema, prolongaremos su vida útil y no vas a tener desbordes de líquidos cloacales ni dentro ni fuera de tu casa. Por eso, para que las cañerías tengan un normal funcionamiento y no se produzcan taponamientos, es necesario que tomemos conciencia que hay elementos que no deben ser arrojados a los desagües.

No está permitido conectar los desagües pluviales a la red cloacal porque cuando esto sucede, se satura la capacidad de conducción de las cañerías cloacales que no están dimensionadas para recibir agua de lluvia (hasta diez veces más importantes que las descargas domiciliarias), y se provocan desbordes a través de las bocas de registro.

Sólo deben arrojarse al sistema de desagüe cloacal domiciliario los líquidos provenientes de artefactos sanitarios o excretas, el agua del lavado de prendas e higiene personal, el agua producto del lavado de alimentos, de la preparación de comidas y el agua del enjuague de vajilla.

No desechar elementos sólidos que perturben el funcionamiento de las instalaciones ya que están diseñadas y construidas para permitir solamente el paso de líquidos o disposiciones excretas. Los productos de origen industrial generan ácido y dañan gravemente las cañerías.

Vas a tener desbordes si arrojás trapos, medias de mujer, pañales, algodones, bolsas, preservativos, porta desodorantes de inodoros; envases plásticos en general o de cartón; productos solidificados como aceites lubricantes y pinturas; materiales no biodegradables a corto plazo como maderas y cartones; colillas de cigarrillos; medicamentos vencidos.

El aceite para cocinar, cuando ya no está apto para el consumo, no debe arrojarse por la bacha de la cocina puesto que complica el normal funcionamiento del desagüe.

Para que las cloacas funcionen correctamente, todos tenemos que hacer nuestro aporte. El mal uso generará problemas en la falta de circulación de los líquidos cloacales domiciliarios en las redes con el consiguiente perjuicio para los usuarios sobre el uso del servicio.

Te puede interesar