Manantial Sur: una policía salvó la vida de una bebé de un año y cinco meses

Tucumán 09 de junio de 2022 Por Redacción
tucuman
Foto: Secretaría de Comunicación Pública.

La pequeña Ámbar, de un año y cinco meses, sufría convulsiones y no respiraba. Cuando la mamá salió de su casa pidiendo ayuda a gritos, la agente Natalia Sandoval acudió al llamado y reanimó a la pequeña mientras la trasladaban junto a su compañero, en el móvil policial al Hospital de Niños. No es una novedad contar que un policía salvó la vida de un niño, pero en particular para Natalia, durante los tres años que lleva trabajando fue la primera vez que le tocó vivir una situación de esta magnitud.

La joven de 28 años se encontraba realizando recorridos preventivos en barrio Manantial Sur, el pasado domingo, cuando vio que la mujer corría pidiendo ayuda.

"Mi nena comenzó a convulsionar, y sentí que no respiraba. En ese momento mi marido me dijo que fuera a buscar ayuda, porque la policía siempre estaba cerca. Cuando me ve Natalia comenzamos a correr hasta la casa, escuchamos los gritos desgarradores de su papá porque él pensaba que ya estaba muerta. Ella no dudo ni un segundo, le quitó la bebé de los brazos y su compañero ya nos esperaba con el móvil fuera de casa. Realmente el trabajo que hicieron, no tiene palabras. Lloraba y gritaba atrás, mientras ella la reanimaba en el asiento de adelante y su compañero hablaba por radio para que nos abran paso para llegar al hospital. Agradezco a Dios que la puso en mi camino”, describió Zara Luna, madre de la pequeña Ambar.

En tanto que el comisario Jorge Castro, a cargo de la División Patrulleros del 911, resaltó la capacitación que tiene el personal durante su formación y que se refuerza constantemente. “Gracias al mecanismo de reanimación que realizó la agente, la beba pudo salvarse. El personal recibe capacitación durante los años de cursado de su carrera. La policía está para salvar vidas, además de nuestra función de prevención también es necesario saber responder en estos casos, donde la agente actuó con todos sus reflejos. Fue un trabajo en conjunto de los patrulleros y del servicio de monitoreo, porque se activó un corredor, para que este móvil pueda llegar rápido al Hospital”, resaltó Castro.

Al llegar al Hospital, Natalia no dejó sola en ningún momento ni a Sara ni a su pequeña hija, las acompañó hasta que los médicos le confirmaron que estaba fuera de peligro.

"Solo sentí que debía ayudarla y salvarla, por eso no dude un instante en tomarla de los brazos a su papá porque ya no respiraba. Cuando íbamos en el móvil comencé a realizarle masajes y darles palmaditas en la zona del omoplato, para que pueda reaccionar y ahí vomitó. La mamá, quien viajaba con nosotros estaba muy angustiada, yo la tranquilizaba diciendo que su bebé ya respiraba. Jamás me tocó vivir una situación así de vida o muerte, creo que esto lo pude hacer porque trabajamos en equipo, con mis compañeros, con el sistema de visualización del 911 que nos guiaba y los motoristas que nos abrían el camino. Agradezco a mi Jefe, a mi compañero del móvil, y todo el equipo porque somos un grupo muy unido y trabajamos sin miedo, salimos tranquilo a la calle por las charlas que nos da nuestro jefe a diario”, resaltó Natalia con mucha emoción.

La familia de la pequeña Ámbar, no encuentra palabras para agradecer el acto de Natalia y sus compañeros, Sara no duda en decirlo y con mucha emoción recuerda que la policía salvó a su hija.

 
 

Te puede interesar