Tres muertes, tres hipótesis brutales y la dificultad en la investigación para saber que pasó realmente. SANGRE FRIA (PROGRAMA COMPLETO)

Periodismo 25 de junio de 2022 Por Redacción
Captura

Rocío Rojas: tenía años y fue sacada de la casa de sus mamá por una supuesta madrina que se la llevó a vivir con ella bajo la excusa de que la madre la maltrataba. Tres meses después, un 1° de julio del  2021 la menor desaparece. Al día siguiente, la justicia encuentra pequeños restos óseos de la niña. Las personas que estaban acargo de ella, y que se le habían quitado a la madre, confesaron haber quemado su cuerpito dos veces. Hoy están acusados de homicidio agravado, enfrentan una posible pena de perpetua. La causa continúa en investigación y está pronta a ser elevada a juicio.

Priscila Paz: tenía 27 años y trabajaba en un hotel alojamiento en la zona de El Manantial. La mañana del domingo 22 de julio del año 2018, salió de su trabajo para ir a su casa en San Pablo pero nunca llegó. Casi toda la población de Lules, la policía y fiscalía emprendieron una búsqueda que duró 9 días hasta que su cuerpo fue hallado en un cañaveral a la vuelta de su casa. Para ese entonces ya se había logrado detener a todos los miembros de una banda de narcomenudeo del B° Ampliació Elena White. La causa fue elevada a juicio pero la justicia todavía no le pone fecha al jucio oral y los 9 acusados que enfrentan prisión perpetua, están en libertad. Dos de ellos ya murieron.

Ana Piccone: murió hace unas semanas en El Colmenar de un disparo en la cabeza. Su pareja asegura que ella se suicidó. Que estaban el, ella y la hija de ambos de un año y medio en la casa cuando ella se dirigió a su habitación, y se pegó un tiro en la cabeza con el arma de el. La familia de la mujer insiste en que la justicia investigue todas las posibilidades. Ya sea, que haya sido víctima de un femicidio o que, si cometió suicidio, aseguran que lo hizo inducida por la situación de violencia de género en la que ella vivía.

Te puede interesar