Informe Especial: “Se trepan como gatos para robarte lo que a vos te costó tener” [VIDEO]

General 19 de diciembre de 2020 Por Redacción 1
Los constantes asaltos y robos en la zona del pasaje Paul Groussac y avenida Mate de Luna, jurisdicción de la comisaria 3ra., deja a los vecinos en una situación de indefensión aún dentro de sus propias viviendas. Qué sucede al llamar al 911.
Mate de Luna y Paul Groussac
Una zona donde los vecinos no pueden siquiera dormir en paz

“No sólo te roban en plena calle, sino que ahora suben a los edificios y entran en las casas”, comentó S. una de las vecinas de la cuadra del pasaje Paul Groussac, altura avenida Mate de Luna al 1.700, en donde dos jóvenes intentaron entrar a uno de los departamentos del edificio situado en la misma esquina, el último domingo a la madrugada. “Tenemos miedo. Acá hay familias y, sobre todo, gente trabajadora. Te da bronca que estos tipos vengan como si nada y se trepen como gatos para robarte lo que a vos te costó tener”, expresó indignada la mujer.

A metros del parque Avellaneda, uno de los espacios verdes más elegidos por los deportistas de la ciudad histórica y que concentra una alta circulación de personas - además de un tráfico intenso sobre avenida Mate de Luna-  la importante construcción que alberga a casi 80 familias se encuentra muy cerca de bares a los que asisten cientos de personas todos los días. Este hecho, uno más de tantos, alarma y atemoriza al vecindario, y exigen mayor presencia policial. 

El intento de robo ocurrió a las 4:30 h de la madrugada mientras los vecinos dormían. Según testigos, uno de los jóvenes se quedó parado en la esquina mientras otro (protagonista del video difundido), trepó a un árbol y logró alcanzar uno de los balcones del primer piso. Luego de haber revisado con sigilo cada una de las puertas y no poder abrirlas, continuó trepando hacia el segundo piso. El delincuente insistió en una de las puertas y con su rodilla intentó empujarla. “La dueña del departamento dormía y se despertó por los ruidos que hizo el delincuente”, dijo Adrián, uno de los guardias del edificio. “Se asustó y corrió a planta baja para avisarme. Llamé a las comisarías y no podía comunicarme. Una vecina llamó al 911”, agregó.

Pasaron cerca de 20 minutos y el joven permanecía en ese balcón intentando entrar al departamento hasta que se dio cuenta que llegaba la Policía y bajó deslizándose por el poste de luz que se puede apreciar en el video.

“El tipo se largó por el poste y salió corriendo con su amigo hacia el parque, en dirección al ‘piletón’. La policía no hizo nada. Los vieron pasar y aunque les gritamos que los detengan, se quedaron quietos. Realmente ya no sabemos qué hacer con tanta inseguridad en la zona”, expresó S. otra vecina.


Difícil para vivir y emprender algo
Este no es el único hecho de inseguridad que vivieron los vecinos. En septiembre, Cecilia fue asaltada en la puerta del edificio cuando salía a trabajar cerca de las 9 de la mañana. “Se paró una moto y me llevaron la mochila y el celular. Quedé helada y con mucho miedo”.

Ulises, dueño de una panadería a metros de lo ocurrido, vive en un estado de constante incertidumbre, dijo estar asustado y junto a su familia tomarán precauciones. “Hay mucha inseguridad en la zona y con lo que pasó el domingo, tenemos miedo de que nos roben a nosotros también”, expresó. 

Por su parte Graciela, dueña de una peluquería en la cuadra, contó que los asaltos son moneda corriente. “A todas mis clientas les digo que no usen su celular en la calle, o las acompaño hasta la esquina. Es súper peligroso y todos los días te enterás que a alguien le robaron”.

El pasaje esconde amenazas permanentemente, en especial a la hora de la siesta y a la noche. Hay tan escaso disimulo que los propios vecinos descubrieron a un individuo que frecuentemente ronda los autos estacionados allí para evaluar qué sacar luego de romper las ventanas o forzar las cerraduras. Estacionamientos no abundan en la zona, pero en espacios permitidos podrían dejarse estacionados los vehículos, como sucede allí. Pero es exactamente lo que no se puede hacer por las consecuencias para quienes desean estacionar en el pasaje. 

Todo el tiempo roban. Y vuelven.

La zona es una fuente de recursos para los delincuentes y el descontento vecinal incuba un descontento que puede llegar a poner nuevamente en titulares a los protagonistas.

Ojalá no sea demasiado tarde.

Newsletter