“La despenalización del aborto significa declarar que el derecho a la vida no es absoluto”, Enrique Romero

Enrique Romero, subsecretario  Tránsito, tomada de Café de Prensa
Enrique Romero, subsecretario Tránsito, tomada de Café de Prensa

El intento de sancionar la Ley de despenalización del aborto resulta hipócrita, ya que el mismo Parlamento estableció el 25 de Marzo de 1998, “El Día del Niño por Nacer”, el “Derecho a Heredar”, y sancionaron leyes que establecen derechos de los animales.


El aborto es un asesinato que niega el derecho a la vida de un ser que recién comienza a desarrollarse, que posee dignidad y honor. Se trata de una cuestión de Derechos Humanos y Civiles, ya que dentro del vientre de la mujer embarazada hay una vida humana, que está viva, no muerta.


Cuando se habla con evidencia científica, que en la mujer embarazada el corazón de su hijo comienza a latir a los 21 días de su concepción, y que a las 11 semanas el bebé dentro del útero de su mamá se chupa el dedo, las ideas de los que están a favor del aborto deberían por lo menos revisarlas.


La despenalización del aborto significa declarar que el derecho a la vida no es absoluto, contradiciendo el sistema internacional de Derechos Humanos, con el ordenamiento jurídico argentino de orden interno.

Anularían además la aplicación del principio del  in dubio pro homine, prerrogativa o potestad otorgada a todo sujeto que tenga la condición de persona física o de ser humano, a fin de que se desarrolle plenamente en sociedad, negando vigencia al derecho a la vida del niño por nacer.

Abolirían “los principios de igualdad y de prohibición de toda discriminación”, ya que establecería un arbitrario orden de prelación entre Derechos Humanos, admitiendo que no todos los concebidos son “iguales” ni gozan de los mismos derechos humanos.

PENSAR QUE TODOS LOS QUE ESTÁN A FAVOR DEL ABORTO: NACIERON.

Por: Enrique Romero, Presidente del Partido PERÓN

Te puede interesar